Publicado el 30 de jul, 2020

NO MAS BOLSAS PLASTICAS

#CHAOBOLSASPLASTICAS

Desde el lunes 3 de agosto la ley que prohíbe la entrega de bolsas plásticas entra a su fase final: el pequeño comercio (almacenes de barrio, pymes y puestos de ferias libres), solo podrán dar 1 bolsa por cada producto que vendan a granel. Además, deberán dejar de entregarlas para los productos que ya tienen algún tipo de empaque, como es el caso, por ejemplo, de una gran cantidad de abarrotes.

A dos años de entrada en vigencia esta norma, que según el Ministerio del Medio Ambiente (MMA) ha evitado el consumo de unas 5.000 millones de bolsas plásticas tipo camiseta, bajo una implementación progresiva. Primero permitiendo hasta dos bolsas por compra durante 6 meses. Luego, en febrero del año pasado fue el turno de las grandes empresas del sector retail y ahora va por su tercera etapa. “Si bien en un comienzo fue incómodo para las personas, en 2018 la ciudadanía la eligió como la mejor política pública de ese año y, poco a poco, todos nos acostumbrados a ir de compras con nuestra bolsa reutilizable, mochila o el carro de feria”, comenta Carolina Schmidt, ministra del Medio Ambiente.

Pero este último paso se realiza en un momento poco usual, donde la pandemia ha influido de una u otra forma, justamente en los pequeños comercios y ferias. ¿cómo los afecta esa ley bajo dicho contexto?

Desde el punto de vista de la Asociación Gremial de Industriales del Plástico (Asipla), su gerenta general Magdalena Balcells, estima que bajo la situación de covid es más relevante que exista la bolsa plástica primaria, “ya que permite asegurar la inocuidad de los alimentos, al protegerlos. Se han transformado en un elemento clave de protección al retornar a prácticas más seguras que se habían ido perdiendo. Por eso, que en una situación como está, es bueno que la ley tenga estas excepciones”, dice Balcells.

Incluso, la dirigente gremial agrega que la bolsa plástica evita la contaminación cruzada.

Sin embargo, Eliana Moreno, cofundadora de Unibag y representante de la Asociación de Bolsas Reutilizables, opina todo lo contrario. “La bolsa reutilizable sigue siendo la mejor opción, porque cuando llego a la casa la puedo lavar. Pero si la bolsa plástica se contaminó, el coronavirus seguirá circulando en la casa o ser transmitido al reciclador. Claramente puede pasar lo mismo con una reutilizable, pero su manejo e higiene es mucho mayor que las plásticas”, indica Moreno.

(fuente: La Tercera)

 

 

OTRAS NOTICIAS

Publicado el 4 de may, 2020 No Estas Solo
Publicado el 27 de oct, 2020 “Reactivando Nuestros Talentos Comunales"
Publicado el 7 de may, 2020 CURSO DE ALFABETIZACION DIGITAL